Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14:6

#VitaminaEspiritual💊

El llamado de Dios está siempre acompañado con la pasión de Dios. La espada y la saeta simbolizan al siervo de Dios, pues Él mismo capacita a los que llama a ser sus siervos para que sean espada afiliada y saeta aguda. Después de ser refinados, llegamos a ser siervos de Dios para manifestar Su Gloria; el llamado de Dios no es debido a las posibilidades del hombre, sino por la voluntad y providencia de Dios. Su llamado precede al nacimiento y es irrevocable Romanos 11-29, nunca cambia. Para poder cumplir con la voluntad especifica de Dios en tu vida, es fundamental que puedas conocerla y tenerla bien clara. ¡Esto es super importante! Por ejemplo Pablo lo tenia muy claro, Romanos 1:1-2.

No se cuantas veces anuncia su llamado a lo largo de la Biblia, pero son bastantes. El había sido llamado a ser apóstol, para anunciar el evangelio de Dios a los gentiles. Podía vivir totalmente comprometido con esa misión por que la tenia completamente clara. Pablo no dudaba respecto a esto . Su llamado lo recibió de parte de Jesús y lo asumió con exagerado sentido de pertenencia al igual que sucedió con todos sus apóstoles; y si analizamos en la palabra ¡Es Jesús quien llama! a todos los creyentes. Ahora no lo dudes mas Dios planteo tu llamado y el propósito en tu vida incluso desde antes que nacieras, Jeremías 1:5.

¡No estamos solos! Por supuesto que, en primer lugar, está Jesús con nosotros, ya que prometió acompañarnos en cada momento de nuestras vidas; pero también tenemos una iglesia que nos acompaña en nuestro llamado así que aunque en algún momento, yo no tenga esperanza, Dios siempre me ve con ojos de esperanza para darnos y equiparnos en el cumplimiento de nuestro llamado.

Leamos hoy: Salmos 32:7-8

Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás. Selah Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!