De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. Juan 12:24

#VitaminaEspiritual💊

Debemos seguir sembrando las semillas del Reino de Dios, hasta obtener todos los frutos de la cosecha. Después de sembrar la semilla, ésta brota y va creciendo hasta dar fruto en el tiempo de la siega.

Aunque el hombre no sepa cómo suceden los pequeños cambios en la semilla, cuando llega el tiempo de la cosecha se da cuenta de su gran crecimiento. Con el Reino de Dios sucede lo mismo. El Reino de Dios comenzó con la venida de Jesús, va creciendo y se completará cuando Cristo venga por segunda vez. Con la parábola de la semilla de mostaza, Jesús muestra cuán abundante y hermoso es el Reino de Dios.

Aunque las semillas que nosotros sembramos parecen pequeñas, sus frutos son ilimitados; el Reino de Dios es muy grande, pues abarca todo pueblo y nación. Necesitamos trabajar con perseverancia y esperar con paciencia.

Leamos hoy: Marcos 4:26-29

Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra; y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo. Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga; y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!