Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará. Isaias 36:8

#Vitamina Espiritual 💊

Para disfrutar de una relación viva, saludable y edificante es imperativo el ser creativo en ella y no aplicando éste atributo solamente a nuestra área sentimental sino también a la espiritual por ejemplo la comparación que normalmente hacemos cuando una planta no se cuida, no se abona, no se remueve la tierra para extraerle cualquier impureza o intruso y además no se riega sencillamente se muere, por eso el cuidado y los detalles son tan importantes en cualquier tipo de relación, siempre se requerirá de ese oxígeno creativo y cuidadoso para mantenerla viva.

En nuestro caminar diario con Dios nos es necesario cuestionarnos de una manera crítica y constructiva ya que sin darnos cuenta podemos estar cayendo descuidadamente en religiosidad por motivo a nuestra monotonía ya que no somos radicales y sensibles con ciertos comportamientos por falta de tacto en algunas prácticas por ejemplo cuando permitimos falta de rectitud en nuestro corazón ya sea en nuestra relación con Dios, en base a su norma inamovible de justicia y santidad o en relación con nuestro prójimo, en base a lo que el hombre sabe que es justo por su propia conciencia, la impiedad que es lo opuesto a la piedad sabiendo que cuando no la practicamos es un tipo de rebeldía y falta de reverencia debida a Dios.  Los creyentes somos exhortados a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a vivir de corazón para Aquel que los ha redimido y dado la esperanza bienaventurada de que seremos tomados por Él a la morada celestial.

Leamos hoy: Salmos 66:16-20

Venid, oíd todos los que teméis a Dios, Y contaré lo que ha hecho a mi alma. A él clamé con mi boca, Y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; Atendió a la voz de mi súplica. Bendito sea Dios, Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!