Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. 1 Corintios 13:13

#VitaminaEspiritual💊

Nosotros podemos servir a los demás con total libertad, cuando gozamos de igual manera nuestra relación con Dios. La verdadera madurez espiritual es evaluada en nuestra relación con el prójimo. Jesús nos dijo que el deber más importante y trascendente de nuestra vida es: «amar a Dios y amar al prójimo».

No es fácil saber cómo amar. Pero el «deber de amar» nos proporciona una correcta perspectiva de la vida, porque nos obliga a volver continuamente a Dios a preguntarle: « en esta situación, Dios, ¿Cómo puedo demostrar el amor hacia tí y hacia mi prójimo? « hay muchas personas que a pesar de conocer de Dios llevan una vida egoísta y casi nunca se involucran en la vida de los demás en el buen sentido de la palabra. Tienen una personalidad muy callada, tímida, y muchas veces esto les sirve de excusa para justificar sus actitudes egoístas e indiferentes hacia los perdidos.

Así que lo mejor es acudir a Dios todas las mañanas y Orar diciendo « Dios, dime, ¿Cómo puedo amar a mi prójimo el día de hoy? ». Esto quizás puede ser muy difícil para muchos pero sé que de ese momento aprenderemos amar a las personas que Dios guíe en nuestra vida; comprenderemos entonces que cuanto más pongamos interés en amar a nuestro prójimo el gozo será acrecentado en nuestra vida, también descubriremos que nuestra personalidad empezar a madurar completamente sin mucho esfuerzo porque mientras nos concentramos más en nuestro interés de amar a los demás y ayudarlos durante ese tiempo, Dios estará haciendo del mismo modo con nosotros.

Leamos hoy: Filemón 1:3-5

Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de tí en mis oraciones, porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos;

Por: #JulianchoMerchán
Bendiciones!