En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, Efesios 1:11

#VitaminaEspiritual💊

Dios es Soberano sobre la historia. Aquel que llamó a Israel es Dios Soberano que determina el inicio y el fin del mundo. Dios escoge a Ciro, rey de Persia, para librar a Su pueblo del cautiverio babilónico. Prospera su camino para destruir a Babilonia. Ningún dios ha anunciado estas cosas, sino solo Dios que es Soberano sobre la historia, y sus palabras fueron cumplidas al pie de la letra.

No solo Dios concede salvación, sino que también guía el camino de Israel. La obediencia a los mandamientos de Dios trae gracia y paz a nuestra vida. La Palabra de Dios no es un yugo pesado para llevar, sino que es ligera Su carga, pues trae libertad y felicidad. La bendición más grande está en obedecer la Palabra del Dueño y Soberano de la historia.

Leamos hoy: Isaías 48:12-22

Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero. Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente. Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo estará sobre los caldeos. Yo, yo hablé, y le llamé y le traje; por tanto, será prosperado su camino. Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu. Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir. ¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar. Fuera como la arena tu descendencia, y los renuevos de tus entrañas como los granos de arena; nunca su nombre sería cortado, ni raído de mi presencia. Salid de Babilonia, huid de entre los caldeos; dad nuevas de esto con voz de alegría, publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra; decid: Redimió Jehová a Jacob su siervo. No tuvieron sed cuando los llevó por los desiertos; les hizo brotar agua de la piedra; abrió la peña, y corrieron las aguas. No hay paz para los malos, dijo Jehová.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!