Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón. Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 2 Corintios 3:2-4

#VitaminaEspiritual💊

7 Victorias que se obtienen a través de la Oración.

6 – Victoria en nuestro Testimonio

Por medio de la Oración, pedimos al Señor que nos abra puertas para esparcir su Palabra, y una de las mejores y más eficaces formas de compartir de las buenas nuevas de salvación es a través de nuestra propia vida, somos el reflejo vivo de Cristo en la tierra, como reflejo de Su espíritu que habita dentro de nosotros, cuando tenemos La Mente de CRISTO sabemos que por nuestros frutos nos conocerán, por lo tanto cuidamos nuestro testimonio; ¿Cómo puedes identificar un árbol que es de mango, de aguacate o de guayaba? ¡Por sus frutos!, No hay confusión alguna al menos que inventen un híbrido, el árbol es conocido por sus frutos, así mismo las personas somos conocidas por nuestros frutos. No se trata de lo que decimos sino de lo que hacemos.

No importa si predicas que eres buena persona, no importa que digas que eres Cristiano(a), no importa que vayas todos los días a la Iglesia, no importa que todos los días ores y leas la Biblia, lo que importa es que tanto vives ese evangelio, lo que importa es quien eres como persona, lo que importa es tu testimonio. Cuando tenemos La Mente de CRISTO nos preocupamos por ser un buen árbol que de buenos frutos, esto viene como resultado de nuestra conexión con DIOS, mientras más conectados estamos con DIOS mejores frutos damos, ya que al estar enfocados en DIOS recibimos de ÉL lo que el mundo necesita y no solo lo recibimos, sino que también lo compartimos.

Somos árboles que dan Frutos Espirituales a los cuales se acercarán los Hambrientos Espirituales, pero para que se acerquen a nosotros debemos tener en cuenta que primero leerán nuestra carta de presentación “Nuestro Testimonio”, el cual hablará de nosotros sin tener nosotros que decir nada, éste desde lejos dejará saber qué tipo de personas somos e indicará si somos o no dignos de recibir. Tengamos en cuenta lo que hablamos, como vestimos, como actuamos, y no tan solo en las iglesias o en nuestros hogares, sino en todo lugar donde estemos, pensemos siempre: “¿Qué hubiera hecho JESÚS en mi lugar o en esta situación?”, eso es tener La Mente de CRISTO; pensar como ÉL pensó y actuar como ÉL actuó.

Leamos hoy: Mateo 7:16-18

Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

Digitado y Editado por:#JulianchoMerchán

Bendiciones!