No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10

#VitaminaEspiritual💊

A nadie le gusta el sufrimiento, pero en las manos de nuestro Dios las pruebas pueden convertirse en el medio que Él usa para hacer su voluntad en nuestra vida y para convertirnos en las personas que Él desea que seamos. Por nuestras propias fuerzas, carecemos de recursos y habilidades para enfrentar los retos de la vida. Por eso, Dios nos da lo que necesitamos: una conciencia de su presencia. Al comienzo, los discípulos pensaban que estaban solos en la aterradora tormenta. Por eso, cuando vieron a Jesús, el miedo aumentó porque pensaban que veían un fantasma.

Pero, al reconocerlo, su temor cambió a aliento y esperanza. Durante una crisis, podemos no sentir la presencia de Dios, pero Él ha prometido que estará siempre con nosotros (Deuteronomio 31:6). La seguridad de que Él nunca nos dejará nos ofrece alivio inmediato, valor y confianza que nos ayudan a soportar. Dios también promete que facilitará un camino en medio de las pruebas. Los discípulos debieron haberse preguntado cuánto tiempo duraría la tormenta, y si llegarían a salvo a la costa.

Al igual que nosotros, probablemente querían que todo hubiera terminado pronto. Pero si hubieran evitado esa tormenta, no habrían visto la demostración del poder de Jesús sobre el mar y el viento. Esta aterradora situación se transformó en una revelación de la naturaleza divina del Salvador. Dios quiere mostrar su poder por medio de nuestras pruebas, también. Pida al Señor que le permita experimentar su presencia constante en medio de las dificultades. Él le dará las fuerzas para soportar, y la sabiduría para ver el camino en medio de la tormenta.

Leamos hoy: Salmos 107: 29-30

Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron y El los guió al puerto anhelado

Oremos:

Señor, oro por aquellos que se encuentran hoy en  medio de una gran tormenta. Está presente en ellos, confórtalos y guíalos por el camino correcto. Confío en tu cuidado para que también me acompañes en mis propias tormentas, mira que te lo pido Padre Amado en el nombre de Aquél que venció a la muerte y al pecado, Amén y Amén!

Biblia Promesas Digitado y Editado por: #julianchomerchán

Favor, Gracia y Paz!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here