Vitamina Espiritual 💊 para hoy Viernes 27 Abril de 2018

#Vitamina Espiritual 💊

Cada día es un día nuevo y así mismo debemos iniciarlo con una mente renovada y no con preocupaciones viejas de los días anteriores sino siempre con expectativas, deseos y determinaciones, para que ese nuevo tiempo sea diferente y no uno igual que los demás. Dios nos dice que cada día son nuevas sus misericordias por eso debemos anhelar con todo nuestro corazón que el día que hoy ha comenzado, sea mucho mejor que el anterior por que así como son nuevas sus misericordias, sus  bendiciones para nosotros cada día también lo son. Es tan valioso iniciar cada día más que con una actitud mental positiva, con una Fe inquebrantable, ya que esto determinará como será ese día, por eso es tan importante lo que confesamos con nuestra boca ya que Salomón nos enseña que en nuestra lengua está la vida y la muerte, Proverbios 18:21.

Lo que nos obliga a ser tan conscientes de lo vital y cuidadoso que debe ser nuestra manera de hablar inclusive hasta de lo que decimos de nosotros mismos, nuestras declaraciones siempre deben ser de bendición; es increíble pero nuestra realidad muchas veces es el resultado de lo que decimos en cada situación, por eso es muy importante saber que las palabras tienen poder, así mismo lo declara la palabra nuevamente en libro de Proverbios capítulo 6 en verso 2 cuando dice: «Te has enlazado con las palabras de tu boca, y has quedado preso en los dichos de tus labios», lo que quiere decir que cada palabra que sale de nuestro corazón influirá de una manera relevante en nuestro entorno y nuestra situación, así que si Dios nos ha dado esa autoridad y poder en la palabra, definitivamente hay que pensar para hablar y no hablar para luego pensar qué fue lo que emitimos, ¿Como estamos hablándole a nuestros hijos, familiares y semejantes?

Reflexionemos entonces y tomemos los respectivos correctivos para la forma como nos expresamos ya que sin pensarlo en vez de impartir bendiciones, podemos estar desatando maldiciones.

Leamos hoy: Santiago 3:10-12

De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

Por: #JulianchoMerchán

Bendiciones!