Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová. Josué 24:15

#VitaminaEspiritual💊

¡Dios te castigará por eso! La mayoría de nosotros hemos dicho cosas como esas muchas veces. De alguna manera, hemos creído que a Él le gusta causarnos dolor y castigarnos cada vez que pecamos. Pero no es cierto. Es verdad que la paga del pecado es muerte. Sin embargo, no es Dios quien la ocasiona. La Biblia nos dice que por miles de años ha estado en vigencia una maldición. Dios nos advierte de ella en Deuteronomio 30:19.

Después de describir en detalle las bendiciones que recibirán los que siguen al Señor y las graves consecuencias que sufrirán los que se aparten de Él, nos dice: «he puesto ante ustedes la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida, para que tú y tu descendencia vivan». Es decir, a nuestra disposición están los dos caminos, el de la salvación y el de la perdición, Dios dispone el sendero correcto y todos los que desean seguirlo hacen su elección del mismo modo que aquellos que se niegan a acompañarlo.

Si hoy te encuentras en el camino equivocado y ves la destrucción acercándose, solamente arrepiéntete y toma el camino correcto. Encomienda tu camino a Jesús para que Él te libere de cualquier cosa que te tenga cautivo. Recuerda que sin importar lo que hayas hecho, Dios no quiere castigarte, sino perdonarte. Él quiere salvarte y levantarte. ¡Confía en Él para que te ponga en el camino de la vida hoy!

Leamos hoy: Deuteronomio 30:19

Hoy pongo a los cielos y a la tierra por testigos contra ustedes, de que he puesto ante ustedes la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida, para que tú y tu descendencia vivan

Oremos:

Señor, dame la sabiduría y la fortaleza para elegir el camino correcto; el camino de Tu salvación. Aleja de mi vida, todo aquello que estorbe mi comunión contigo; todas esas cosas que puedan impedirme, estar a Tu lado y seguirte con fidelidad y gratitud. Mira que te lo pido Padre Amado y te doy gracias en el nombre de Aquél que multiplicó los panes y los peces, Amén y Amén!

Biblia Promesas – Digitado y Editado por: #julianchomerchan

Favor, Gracia y Paz!