Muchos serán purificados y perfeccionados, y quedarán limpios, pero los malvados seguirán en su maldad. Ninguno de ellos entenderá nada, pero los sabios lo entenderán todo. Daniel 12:10 (NVI)

#VitaminaEspiritual💊

¡Cuán maravilloso es saber que fuimos liberados de la ley del pecado y de la muerte! ¡Cuán glorioso es saber que nunca más tendremos que ser esclavos del pecado! Pero ¿qué podemos hacer cuando, a pesar de esas verdades gloriosas, todavía seguimos fallando, continuamos cometiendo errores y seguimos cayendo en pecado? Simplemente, ¡corre hacia tu Padre celestial y arrepiéntete! Y aunque suene muy fácil, con frecuencia hacemos todo lo opuesto.

En lugar de correr hacia Dios, dejamos que el temor y el sentimiento de culpa nos alejen de Él. Nos ponemos a pensar cosas como: “Bueno, fallé otra vez; será mejor que me olvide de todo y viva en pecado”. Lo sé, yo también me sentía así. Sin embargo un día me di cuenta de lo siguiente: Cuando cometas un error o cuando falles en algo, recuerda que tienes un abogado para con el Padre, a Jesucristo el justo (1 Juan 2:1). ¡Corre a Él! Jesús sabe por lo que estás pasando. No tienes por qué sentir temor.

Él no te destruyó por los pecados que cometiste antes de que lo recibieras como Señor y Salvador de tu vida, ¿cierto? Entonces, ¿cuánto más misericordioso y amoroso crees que Dios será ahora que le perteneces, ahora que te has acercado y que tu corazón se ha inclinado hacia Él? En lugar de huir de Dios, corre hacia Él para ser perdonado y limpiado, sin importar lo mucho que hayas pecado. Él desea perdonarte y limpiarte de toda maldad.

Leamos hoy: 1 Juan 1:9

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.

Oremos:

Señor, camina siempre junto a nosotros y aparta nuestras dudas de manera que siempre nos reveles las hermosas verdades que vienen de buscarte al perder el rumbo. Todo está bajo tu fiel cuidado, pues confiamos en tu palabra, en tus intenciones y tu protección, porque tú eres bueno y tu amor es sin igual. Mira que te lo pedimos Padre Amado y te damos gracias en el nombre que ha sido dado a los hombres sobre todo nombre, en el nombre de Jesús, Amén y Amén!

Biblia Promesas – Digitado y Editado por: #julianchomerchan

Favor, Gracia y Paz!