NOTICIASFLASH

plataforma alternativa de medios

Subscribe
Vuelven los ‘ruidos’ en la elección de Personero de Ibagué

Para el próximo 18 de octubre según el cronograma publicado por la mesa directiva del Concejo municipal se deberá conocer quién será el titular en propiedad de la Personería de Ibagué a través del concurso de méritos que adelanta la Corporación. En medio del panorama ya se habla de supuestas irregularidades y de la inhabilidad de algunos candidatos.

En la resolución 239 proferida el 30 de septiembre en donde se publicó el listado definitivo de resultados, se conoció que 78 aspirantes presentaron la prueba de conocimiento que equivale al 70 %, pero solo 40 pasaron.

La lista según lo expuesto en el artículo Uno, la encabeza la actual personera encargada de Ibagué Francy Johanna Ardila (94,67), la sigue Luis Carlos Hoyos Quimbayo, exjefe jurídico de Cortolima (90,40) puntos; Islena Rocío Herrera Peña (89,06), expersonera de Flandes; Herner Evelio Carreño Sánchez (87,55) expersonero de Milán-Caquetá y Arlid Mauricio Devia, exprocurador Regional del Huila (86,12).

‘Jalón de orejas’ entre colegas

 En medio de la sesión ordinaria de ayer, varios concejales le llamaron la atención al presidente del cabildo, el concejal Arturo Castillo, pues aseguraron que no estarían recibiendo las querellas y conceptos jurídicos que se radican en el Concejo con respecto al proceso de elección de un representante del Ministerio Público.

Castillo explicó que él sí ha recibido concepto de algunos abogados sobre una presunta inhabilidad y que se habrían allegado por lo menos otros cinco más, “yo sí recibí un concepto del señor abogado, un concepto personal el cual nuestra parte jurídica analiza y de ser necesario remite la información a los honorables concejales y a la secretaría para que proceda, dejando claro que si se envía un documento no quiere decir que son adoptados por la misma, estos conceptos, como también los de la función pública en el cual tenemos más de tres, cuatro, cinco conceptos con respecto a inhabilidades e incompatibilidades de los aspirantes para el cargo (...)”, reseñó.

Sin embargo, la explicación no cayó bien entre sus colegas.

La concejal Linda Perdomo señaló “los concejales somos los que debemos determinar si los conceptos que llegan son importantes o no, no son usted ni sus abogados, es la responsabilidad de cada concejal (...) quiero dejar en el acta las graves irregularidades que se han manifestado y que se han denunciado sobre el proceso actual, hay serias irregularidades hasta en la manera misma en cómo fue contratada la entidad, la responsabilidad de verificar las inhabilidades e incompatibilidades no son de la Universidad, ni ningún externo así lo dejó claro el Consejo de Estado” dijo.

Y agregó, “usted fue elegido como presidente de la Corporación, pero usted no es el dueño del Concejo”. Perdomo además dejó entrever un posible favoritismo porque la actual Personera encargada se quede en propiedad.

En el mismo sentido el corporado William Rosas acotó “hasta el día de hoy como lo han manifestado otros concejales no tengo conocimiento, desconozco cuales son las diferentes implicaciones y el desarrollo en las diferentes instancias judiciales de los diferentes requerimientos judiciales por parte de concursantes o diferentes al proceso, no me hago responsable de lo que se viene adelantando por parte de la Universidad”, sostuvo.

El concejal Juan Ávila señaló “me extraña que diga que supervisa allá y si ve pertinente nos pasa la información a nosotros como lo dijo frente al oficio que se peticionó. Nosotros ya lo hemos vivido, cómo es posible que usted haga el filtro, la información debe llegar y el concejal verá si es de su interés, porque es la credencial que está expuesta en este proceso”.

El también cabildante Miguel Bermúdez anunció que radicará ante la mesa directiva del Concejo, que allegue las advertencias, consejos y recomendaciones que se allegan al proceso, asimismo pidió que se suministre en físico el cumplimiento de lo establecido en el contrato de al menos los 10 primeros candidatos en la puja, esto con el aval de la Universidad del Atlántico.